Archive

Archive for the ‘Aprendizaje Cooperativo’ Category

APRENDIZAJE COOPERATIVO EN ANDERSON COLLEGE (ANDERSON, SOUTH CAROLINA, EEUU)

En el Anderson College forman a los futuros profesores mediante un ‘Teacher education program’ de 4 años. Cada uno de estos 4 años, los estudiantes reciben formación sobre los distintos enfoques que se engloban bajo el término general de aprendizaje cooperativo, comenzando por los de menor complejidad a la hora de ser llevados a la práctica:

Primer año: Enfoque estructural de Kagan, basado en estructuras que organizan la interacción social en el aula, fáciles de poner en marcha tales como: Numbered Heads Together, Roundtable, Pairs Check, Talking Chips, etc.

Segundo año: ‘Aprendiendo juntos’ de los hermanos David y Roger Johnson (Universidad de Minnesota) que subraya la importancia del conflicto cognitivo como condición indispensable para el aprendizaje basado en cinco pilares: 1) interdependencia positiva (en oposición al individualismo y la competición): lo que es bueno para mí es bueno para ti; 2) responsabilidad individual: cada miembro del equipo es responsable de una parte de la tarea y todas las partes son imprescindibles para llevar a cabo la tarea de manera correcta; 3) interacción cara a cara, fomentando el contacto visual; 4) desarrollo de destrezas sociales y 5) evaluación del trabajo en grupo y el desarrollo de estas destrezas.

Tercer año: enfoques que implican un mayor manejo de las destrezas cooperativa como STAD y TGT de Slavin y su equipo. STAD: Students Teams Achievement Divisions, donde los estudiantes aprenden el material en sus grupos pero realizan pruebas individuales para reforzar la responsabilidad individual. En TGT Teams Games Tournament los grupos compiten entre sí para conseguir puntos para sus equipos.

Cuarto año: enfoques complejos de llevar a cabo en el aula y menos estructurados como Complex instruction de Cohen en el que las tareas están diseñadas de modo que todos los estudiantes tienen posibilidades de realizar aportaciones o Group Investigation de Sharan y Sharan, basado en tres componentes: 1) investigación (análisis del problema desde distintos puntos de vista), 2) interacción (mediante actividades y desarrollo de destrezas) e 3) interpretación (presentación de resultados a toda la clase).

Referencias:

Harris, J y B. Harley. 2004. Cooperative learning in teacher education. A 4-year model. En E. G. Cohen, C.M. Brody y M. Sapon-Shevin (eds) Teaching Cooperative Learning. The Challenge for Teacher Education. Nueva York: Suny Press. (65-81)

APRENDIZAJE COOPERATIVO EN LA STATE UNIVERSITY OF NEW YORK AT NEW PALTZ

La State University of New York at New Paltz ofrece un Máster en Educación Humanística, donde existe un curso específico sobre aprendizaje cooperativo. Esta metodología también se utiliza en otros cursos del máster como estrategia de enseñanza-aprendizaje.

El objetivo básico del curso sobre aprendizaje cooperativo es dominar los 5 principios del aprendizaje cooperativo mencionados por los hermanos David y Roger Johnson (interdependencia positiva, responsabilidad individual, interacción cara a cara, enseñanza de destrezas sociales y procesamiento). Para ello, los estudiantes comienzan familiarizándose con estructuras más sencillas en parejas para pasar más tarde a tareas interdisciplinares más complicadas como los centros de aprendizaje temáticos. Se estudian casos de estrategias individualistas y competitivas y cómo transformarlos en estrategias más cooperativas. Los estudiantes valoran muy positivamente el apoyo que reciben de los estudiantes del curso y de los docentes.

Sin embargo, el dominio de las técnicas de aprendizaje cooperativo en el aula viene complementado por otros objetivos más importantes del máster: el compromiso de crear centros inclusivos y conseguir que la sociedad sea más cooperativa y más justa. Schniedewind (2004) piensa que la fortaleza del programa de la State University of New York at New Platz es precisamente esta: la filosofía que subyace en todos los cursos, de creer firmemente en la cooperación como valor que debe promoverse en las escuelas en particular y en la sociedad en general.

Referencias:

Schniedewind, N. 2004. Educating teachers for socially conscious cooperative learning. En E. G. Cohen, C.M. Brody y M. Sapon-Shevin (eds) Teaching Cooperative Learning. The Challenge for Teacher Education. Nueva York: Suny Press. (47-64)

APRENDIZAJE COOPERATIVO EN LEWIS AND CLARK COLLEGE (PORTLAND, OREGON, EEUU)

El programa de máster que prepara a los estudiantes para ser profesores en Lewis and Clark College tiene como finalidad última que los futuros profesores se conviertan en profesionales maduros que tomen las decisiones oportunas y no tanto que dominen distintas técnicas de enseñanza. En líneas generales, el programa de máster está basado en la idea de que el aprendizaje debe estar centrado en el alumnado y que hay que sacarle el máximo partido a la interacción entre iguales (Brody y Nagel, 2004: 32).

Más específicamente, el programa se basa en estos seis puntos fundamentales y consensuados entre el profesorado que imparte el máster (Brody y Nagel, 2004: 32):

  1. Los objetivos de aprendizaje, la tarea y las características del grupo son aspectos interrelacionados y que no pueden simplemente copiarse de un contexto a otro.
  2. El aula es un sistema social en el que los estudiantes ejercen influencia sobre el resto de los estudiantes y el docente y viceversa, afectando la capacidad para aprender.
  3. Una gestión del aula correcta implica que hay que trabajar para conseguir normas de trabajo en equipos y un sentido de comunidad que facilite los objetivos académicos y sociales.
  4. El mejor modo de gestionar los procesos de aprendizaje cooperativo es mediante la observación de los estudiantes, entrevistas con ellos y feedback. Los estudiantes evalúan el programa al final del máster.
  5. Reflexión sobre lo que han aprendido los estudiantes y si el trabajo en grupos ha favorecido o entorpecido este aprendizaje.
  6. Prácticas de evaluación con tareas auténticas formales e informales realizadas individualmente y en grupo.

El programa para formar a los futuros profesores sobre el aprendizaje cooperativo se basa en dos pilares: 1) los cohorts, o grupos de aprendizaje, con los que los estudiantes trabajan todo el año y que se dividen en ocasiones en grupos de 3 o de 5 para realizar tareas, comparar experiencias y aprender unos de otros; la idea es que los estudiantes pasen de ser estudiantes pasivos a estudiantes profesionales y que vayan superando los conflictos que van surgiendo y 2) un año completo de prácticas en un centro: a cada estudiante en prácticas se le asigna un mentor en los centros, donde va aumentando gradualmente su responsabilidad e implicación.

Referencias:

Brody, C. M y N. G. Nagel. 2004. Teacher decisión making for cooperative learning in a preservice Master’s program. En E. G. Cohen, C.M. Brody y M. Sapon-Shevin (eds) Teaching Cooperative Learning. The Challenge for Teacher Education. Nueva York: Suny Press. (31- 46)

APRENDIZAJE COOPERATIVO EN LA UNIVERSIDAD DE TORONTO

La Universidad de Toronto ofrece formación en técnicas de aprendizaje cooperativo para futuros profesores de primaria y secundaria desde el año 1988. Las siete estrategias que se pretenden desarrollar en los programas de formación de futuros profesores son (Rolheiser y Anderson 2004: 18-26):

  1. Creación de expectativas para colaborar: estudiantes de promociones anteriores explican las ventajas de la colaboración frente a los modelos competitivos y/o individualistas en la primera reunión con los futuros profesores en verano.
  2. Consolidación de la comunidad de aprendizaje mediante reuniones que tratan temas más lúdicos utilizando las técnicas de aprendizaje cooperativo (reuniones después de las vacaciones, por ejemplo). Del mismo modo, en las clases se trabaja con  grupos base (base support groups) de cuatro estudiantes que se crean durante el primer mes y que permanecen estables durante todo el año. Los estudiantes reciben el apoyo y feedback de sus compañeros/as de grupo.
  3. Ejemplificación continua de las distintas estrategias de aprendizaje cooperativo en clase: los docentes explican el aprendizaje cooperativo a través del aprendizaje cooperativo.
  4. Seguimiento a través del Instituto de Aprendizaje Cooperativo: profesores en activo se reúnen con los futuros profesores para introducir y apoyarlos en el uso de las técnicas de aprendizaje cooperativo.
  5. Expectativas y apoyo para el uso de aprendizaje cooperativo en las prácticas en los centros: se evalúa a los futuros profesores en el uso y maestría en las técnicas de aprendizaje cooperativo durante su período de prácticas.
  6. Integración del aprendizaje cooperativo con otros componentes del programa, tales como estrategias de gestión del aula o de evaluación.
  7. Tareas de aprendizaje cooperativo, recogidas en un portafolio profesional. Los candidatos presentan documentación sobre su aprendizaje y su crecimiento profesional en las 6 estrategias anteriores, escogiendo aquellas que han sido más satisfactorias. El objetivo del portafolio es promover hábitos de reflexión sobre la práctica y ayudar a los futuros profesores a evaluar su propia práctica docente.

Los buenos resultados del programa se deben al apoyo institucional del que goza: apoyo administrativo, consenso sobre el programa, red de centros educativos que desarrollan el aprendizaje cooperativo y un sistema basado en grupos base a lo largo del todo el curso.

Referencias:

Rolheiser, C. y S. Anderson. 2004. Practices in teacher education and cooperative learning at the university of Toronto. En E. G. Cohen, C.M. Brody y M. Sapon-Shevin (eds) Teaching Cooperative Learning. The Challenge for Teacher Education. Nueva York: Suny Press. (13-30)

APRENDIZAJE COOPERATIVO Y FORMACIÓN PROFESORADO SECUNDARIA

¿Cuáles son las competencias que necesita un futuro docente de secundaria? Como indica Punset en su entrada ‘Menos contemplar, más interaccionar, la inteligencia social y la capacidad de trabajar en grupo se presentan como uno de los mayores retos a los que se enfrentan aquellos en busca de un puesto de trabajo. Como ya se puso de relieve en la entrada del día 16 de diciembre, el estudio de Hattie (2009) viene a refutar la afirmación anterior, demostrando que la influencia más importante sobre el aprendizaje viene de la interacción entre el profesorado y el alumnado.

León, Felipe, Iglesias y Latas (2011) inciden en la importancia de introducir técnicas de aprendizaje cooperativo en la formación del profesorado de secundaria apoyándose en cuatro pilares:

1. Como propuesta didáctica de formación del profesorado que fomente un contacto estrecho entre los estudiantes, un aprendizaje activo, rápido feedback a los estudiantes y que considere la diversidad de aprendizajes en el aula.

2. La presencia –en los contenidos curriculares del máster de formación del profesorado de secundaria– de elementos referentes a la interacción, la comunicación en al aula y el dominio de destrezas y habilidades sociales que fomentan el aprendizaje y la convivencia en al aula.

3. La necesidad del desarrollo de habilidades tales como la tolerancia, la cooperación  y la solidaridad entre personas y grupos y el desarrollo de hábitos de disciplina, estudio y trabajo individual y en equipo para la realización de las tareas de aprendizaje, capacidades presentes en el currículo que adquieren los estudiantes de la ESO y del Bachillerato.

4. Los efectos positivos del aprendizaje cooperativo en el aula en sus vertientes académicas (mejores resultados, mayor uso de estrategias de aprendizaje, mayor responsabilidad y autonomía), afectivas (motivación intrínseca, autoestima, apoyo social, cohesión grupal, participación) y sociales (desarrollo de habilidades sociales, empatía y mayor tolerancia).

Después de leer el artículo de León et al, 2011 me surge esta pregunta, ¿se le saca al aprendizaje cooperativo el partido que se debiera en los cursos de formación del profesorado en general y en el máster de secundaria en particular?

Referencias:

León, B., Felipe, E., Iglesias, D. y Latas, C.  2011. El aprendizaje cooperativo en la formación inicial del profesorado de educación secundaria. Revista de Educación, 354: 715-729.

 

APRENDIZAJE COOPERATIVO EN ALVA ACADEMY

25 noviembre 2010 Deja un comentario

Hoy he tenido la suerte de poder observar la clase de Lisa Russell en Alva Academy en la localidad del mismo nombre en Clackmannanshire (Escocia). Lisa trabaja –junto con otros compañeros/as del centro– con el aprendizaje cooperativo y la clase que he observado hoy era de sociales de 1º de ESO. En clases anteriores habían trabajado los derechos y deberes y el objetivo de esta clase en concreto era trabajar sobre distintas temáticas relacionadas con los derechos humanos: trabajo infantil, pobreza, hambre, obesidad, emigración y bullying.

Para conseguir este objetivo, al comienzo de la clase los estudiantes se sentaron en grupos, según el acuerdo al que habían llegado en la clase anterior (agrupamiento según las preferencias de los estudiantes). Lisa explicó que cada grupo iba a estudiar un tema distinto, también acordado en la clase anterior. Cada grupo tendría unos materiales y unas preguntas que contestar sobre esos materiales. En una sesión posterior, los estudiantes realizarían un póster y una presentación oral de su tema.

Lisa explicó que con esta actividad se perseguía el objetivo académico de saber más sobre esos temas pero también el objetivo social de escuchar activamente a los compañeros/as del grupo y de mantener el nivel de ruido. A cada estudiante de cada grupo se le dio un papel: el encargado/a de los materiales, el capitán silencioso, el moderador/a y el portavoz del grupo.

En los materiales, los estudiantes encontraron información sobre su tema y cada miembro del grupo tenía una pregunta concreta que contestar a partir de esa información. Lisa dio 15 minutos para que los estudiantes leyeran estos datos y contestaran su pregunta individualmente. A continuación, les dio otros 15 mins para que, por turnos, cada miembro del grupo expusiera ante sus compañeros/as de equipo lo que había averiguado de su pregunta individual.

Por último, Lisa pidió a los estudiantes que evaluaran lo que habían aprendido por un lado y por otro lado, cómo habían cumplido el objetivo social de escuchar activamente y de mantener un nivel de ruido adecuado mostrando sus ‘Show me Boards’ (ver post día 19 octubre). Lisa dio una nota global a la clase de cómo habían trabajado en grupo y premió al equipo que mejor había trabajado en esa clase.

Una clase estupenda donde disfruté muchísimo. Gracias, Lisa.

STUDY BUDDIES

11 noviembre 2010 1 comentario

Study Buddies, también llamada Learning Buddies, o Talking Partners (Clarke, 2008) y que viene a equivaler en español a ‘Amigo/a de estudio’, es una estructura de aprendizaje cooperativo muy sencilla que puede ser utilizada en el aula y en cualquier nivel académico del siguiente modo: al plantear una pregunta, un problema, una sugerencia, el docente pide a los estudiantes que se agrupen en parejas con un Study Buddy para discutir el tema planteado y se hace una posterior puesta en común con participación de todo el grupo-clase.

Los Study Buddies facilitan la enseñanza dialógica y el aprendizaje activo (Clarke 2008: 36-51):

1) a nivel  cognitivo: se les da a los estudiantes la oportunidad de que aprendan y también enseñen; el número de actividades orales es más alto; las respuestas de los estudiantes son más elaboradas; existe mayor reflexión.

2) a nivel afectivo: aumenta la autoestima; se hacen nuevas amistades; se desarrolla la inteligencia emocional; mejora la cooperación y la tolerancia; disminuye la ansiedad; se valora positivamente la figura del ‘Study Buddy’.

3) a nivel de gestión del aula: hay una mayor implicación de los estudiantes y menos escucha pasiva; los profesores tienen más tiempo para escuchar e interactuar con los estudiantes; el profesorado se convierte en guía más que en líder; menos problemas de comportamiento y disciplina.

Referencias:

Clarke, S. 2008. Active Learning through Formative Assessment. London: Hodder Education