Archivo

Posts Tagged ‘Aprendizaje Activo’

ACTIVE LEARNING (APRENDIZAJE ACTIVO) (2)

24 noviembre 2010 Deja un comentario

Hoy quiero volver sobre la consabida frase de la “metodología activa y participativa en la que el estudiante sea el centro de su propio proceso de enseñanza-aprendizaje”.  ¿Cómo se traduce esta participación activa en la práctica? Algunas ideas:

1. El estudiante sabe en cada sesión qué es lo que va a aprender y a través de qué tareas, actividades o ejercicios va a aprender ese contenido. El docente lo comenta explícitamente al comienzo de la clase.

2. El alumnado revisa con el profesorado las destrezas / comportamiento que debe mostrar o los pasos que tiene que seguir para probar que ha aprendido el objetivo de la sesión en concreto. Estas destrezas / comportamientos / pasos se comentan explícitamente en la clase y se colocan en algún lugar visible como referencia.

3. Los estudiantes evalúan tareas ya realizadas por ellos mismos  o por otros estudiantes y valoran la calidad de las mismas, contrastándolas con las destrezas / comportamientos / pasos comentados en la clase y viendo hasta qué punto cumplen con las características de una tarea realizada correctamente.

4. El alumnado participa en el discurso del aula mediante el trabajo en pareja o en grupos y el profesorado plantea preguntas que invitan a la reflexión y a la creatividad.

5. Antes de que termine la clase, se inicia el debriefing (ver entradas de los días 12 y 14 de octubre), donde el alumnado junto con el profesorado, valora cómo se ha llevado a cabo el aprendizaje y los puntos que mantener / mejorar en sucesivas sesiones.

Referencias:

Clarke, Shirley. 2008. Active Learning through Formative Assessment. London: Hodder Education

EVALUACIÓN FORMATIVA

15 noviembre 2010 Deja un comentario

La evaluación formativa cubre, desde mi punto de vista, muchos más campos que no son meramente los que corresponden a la evaluación en su sentido más estricto: exige también introducir algunos elementos concretos en nuestras clases y cambiar, en algunos casos, aspectos de nuestra metodología. Mejor, entonces, describo la evaluación formativa nombrando los ingredientes de los que debería constar:

1. Transmitir la idea de que el esfuerzo es más importante que la posible inteligencia o habilidad con la que cuenta el estudiante para realizar una tarea. Si el estudiante piensa que la tarea es fácil porque es muy listo/a no pondrá tanto empeño cuando una tarea le resulte difícil porque achaca la facilidad de la tarea a algo que –teóricamente– no se puede cambiar, como es la inteligencia o la habilidad para hacer algo (‘a mí se me dan bien las matemáticas’). Sin embargo, si el estudiante consigue realizar la tarea porque se ha esforzado y ha entendido qué pasos hay que seguir para culminarla con éxito, su implicación en ocasiones futuras será mayor.

2. Compartir los objetivos de aprendizaje con los estudiantes: explicar explícitamente qué se va a aprender en cada clase de modo que los estudiantes sepan claramente qué acciones, pasos o comportamientos se espera de ellos/as (success criteria o WILT ‘What I am Looking For’)

3. Introducir una enseñanza dialógica para que los estudiantes hablen entre ellos/as (ver entrada 11 y 12 de noviembre sobre Study Buddies y Tiempo de espera) y plantear preguntas que fomenten la creatividad y el pensamiento crítico (ver entrada 8 de noviembre ¿Cómo hacemos las preguntas en el aula?).

4. Fomentar el uso de la auto-evaluación y la evaluación entre iguales, contrastando las tareas propias y / o de los compañeros con una lista de requisitos de los que la tarea debe constar para ser evaluada positivamente (de nuevo los success criteria).

5. Proporcionar feedback efectivo que ayude a reconocer los logros pero también a saber actuar sobre los fallos y ver cómo conseguir mejorarlos.

Referencias:

Clarke, Shirley. 2008. Active Learning through Formative Assessment. London: Hodder Education

STUDY BUDDIES

11 noviembre 2010 1 comentario

Study Buddies, también llamada Learning Buddies, o Talking Partners (Clarke, 2008) y que viene a equivaler en español a ‘Amigo/a de estudio’, es una estructura de aprendizaje cooperativo muy sencilla que puede ser utilizada en el aula y en cualquier nivel académico del siguiente modo: al plantear una pregunta, un problema, una sugerencia, el docente pide a los estudiantes que se agrupen en parejas con un Study Buddy para discutir el tema planteado y se hace una posterior puesta en común con participación de todo el grupo-clase.

Los Study Buddies facilitan la enseñanza dialógica y el aprendizaje activo (Clarke 2008: 36-51):

1) a nivel  cognitivo: se les da a los estudiantes la oportunidad de que aprendan y también enseñen; el número de actividades orales es más alto; las respuestas de los estudiantes son más elaboradas; existe mayor reflexión.

2) a nivel afectivo: aumenta la autoestima; se hacen nuevas amistades; se desarrolla la inteligencia emocional; mejora la cooperación y la tolerancia; disminuye la ansiedad; se valora positivamente la figura del ‘Study Buddy’.

3) a nivel de gestión del aula: hay una mayor implicación de los estudiantes y menos escucha pasiva; los profesores tienen más tiempo para escuchar e interactuar con los estudiantes; el profesorado se convierte en guía más que en líder; menos problemas de comportamiento y disciplina.

Referencias:

Clarke, S. 2008. Active Learning through Formative Assessment. London: Hodder Education

ACTIVE LEARNING (APRENDIZAJE ACTIVO)

11 octubre 2010 Deja un comentario

Esta es la expresión que he visto más repetida en mi primera semana. La idea general es que el estudiante reflexione y participe y “sea el centro de su propio aprendizaje” (esto también lo decimos mucho en España).

El problema está en que nadie sabe realmente cómo se traduce eso en la práctica. Como profesora, reconozco que muchas veces preparo las clases para dar los contenidos simplificados, quizás para ir más rápido y ganar tiempo. Lo interesante, claro, es que los estudiantes piensen. Eso es importante que lo hagamos todos, no sólo los estudiantes, ¿no? (pero bueno, ese es otro tema).

Algunas ideas para que el aprendizaje sea activo: hacer a los estudiantes partícipes de los objetivos de la clase, proponer tareas que incluyan controversia, trabajo en grupos con aprendizaje cooperativo, hacer autoevaluación, coevaluación, incidir mucho en las estrategias de aprender a aprender, hacer preguntas que muevan a pensar, dar feedback extenso… muchas más por ahí, ¿verdad?