Archivo

Posts Tagged ‘Grupos’

APRENDIZAJE COOPERATIVO Y FORMACIÓN PROFESORADO SECUNDARIA

¿Cuáles son las competencias que necesita un futuro docente de secundaria? Como indica Punset en su entrada ‘Menos contemplar, más interaccionar, la inteligencia social y la capacidad de trabajar en grupo se presentan como uno de los mayores retos a los que se enfrentan aquellos en busca de un puesto de trabajo. Como ya se puso de relieve en la entrada del día 16 de diciembre, el estudio de Hattie (2009) viene a refutar la afirmación anterior, demostrando que la influencia más importante sobre el aprendizaje viene de la interacción entre el profesorado y el alumnado.

León, Felipe, Iglesias y Latas (2011) inciden en la importancia de introducir técnicas de aprendizaje cooperativo en la formación del profesorado de secundaria apoyándose en cuatro pilares:

1. Como propuesta didáctica de formación del profesorado que fomente un contacto estrecho entre los estudiantes, un aprendizaje activo, rápido feedback a los estudiantes y que considere la diversidad de aprendizajes en el aula.

2. La presencia –en los contenidos curriculares del máster de formación del profesorado de secundaria– de elementos referentes a la interacción, la comunicación en al aula y el dominio de destrezas y habilidades sociales que fomentan el aprendizaje y la convivencia en al aula.

3. La necesidad del desarrollo de habilidades tales como la tolerancia, la cooperación  y la solidaridad entre personas y grupos y el desarrollo de hábitos de disciplina, estudio y trabajo individual y en equipo para la realización de las tareas de aprendizaje, capacidades presentes en el currículo que adquieren los estudiantes de la ESO y del Bachillerato.

4. Los efectos positivos del aprendizaje cooperativo en el aula en sus vertientes académicas (mejores resultados, mayor uso de estrategias de aprendizaje, mayor responsabilidad y autonomía), afectivas (motivación intrínseca, autoestima, apoyo social, cohesión grupal, participación) y sociales (desarrollo de habilidades sociales, empatía y mayor tolerancia).

Después de leer el artículo de León et al, 2011 me surge esta pregunta, ¿se le saca al aprendizaje cooperativo el partido que se debiera en los cursos de formación del profesorado en general y en el máster de secundaria en particular?

Referencias:

León, B., Felipe, E., Iglesias, D. y Latas, C.  2011. El aprendizaje cooperativo en la formación inicial del profesorado de educación secundaria. Revista de Educación, 354: 715-729.

 

Anuncios

APRENDIZAJE COOPERATIVO EN ALVA ACADEMY

25 noviembre 2010 Deja un comentario

Hoy he tenido la suerte de poder observar la clase de Lisa Russell en Alva Academy en la localidad del mismo nombre en Clackmannanshire (Escocia). Lisa trabaja –junto con otros compañeros/as del centro– con el aprendizaje cooperativo y la clase que he observado hoy era de sociales de 1º de ESO. En clases anteriores habían trabajado los derechos y deberes y el objetivo de esta clase en concreto era trabajar sobre distintas temáticas relacionadas con los derechos humanos: trabajo infantil, pobreza, hambre, obesidad, emigración y bullying.

Para conseguir este objetivo, al comienzo de la clase los estudiantes se sentaron en grupos, según el acuerdo al que habían llegado en la clase anterior (agrupamiento según las preferencias de los estudiantes). Lisa explicó que cada grupo iba a estudiar un tema distinto, también acordado en la clase anterior. Cada grupo tendría unos materiales y unas preguntas que contestar sobre esos materiales. En una sesión posterior, los estudiantes realizarían un póster y una presentación oral de su tema.

Lisa explicó que con esta actividad se perseguía el objetivo académico de saber más sobre esos temas pero también el objetivo social de escuchar activamente a los compañeros/as del grupo y de mantener el nivel de ruido. A cada estudiante de cada grupo se le dio un papel: el encargado/a de los materiales, el capitán silencioso, el moderador/a y el portavoz del grupo.

En los materiales, los estudiantes encontraron información sobre su tema y cada miembro del grupo tenía una pregunta concreta que contestar a partir de esa información. Lisa dio 15 minutos para que los estudiantes leyeran estos datos y contestaran su pregunta individualmente. A continuación, les dio otros 15 mins para que, por turnos, cada miembro del grupo expusiera ante sus compañeros/as de equipo lo que había averiguado de su pregunta individual.

Por último, Lisa pidió a los estudiantes que evaluaran lo que habían aprendido por un lado y por otro lado, cómo habían cumplido el objetivo social de escuchar activamente y de mantener un nivel de ruido adecuado mostrando sus ‘Show me Boards’ (ver post día 19 octubre). Lisa dio una nota global a la clase de cómo habían trabajado en grupo y premió al equipo que mejor había trabajado en esa clase.

Una clase estupenda donde disfruté muchísimo. Gracias, Lisa.

COLABORACIÓN ENTRE EL PROFESORADO

19 noviembre 2010 Deja un comentario

La colaboración entre el profesorado mediante el trabajo en equipos es un elemento fundamental en todo proceso que implique una mejora en los centros educativos: colaboración e innovación son dos caras de la misma moneda.

Por este motivo, deben darse una serie de premisas fundamentales para que el resultado del trabajo en equipo sea efectivo (Fogarty y Stoehr, 2008: 79):

1. Compartir creencias y actitudes.

2. Tener un nivel de confianza entre los participantes que lleve a una comunicación abierta, respeto mutuo por cada uno de los miembros y sus opiniones y buena disposición para participar en el proyecto.

3.  Compartir la creencia de que todos los participantes del grupo pueden tomar decisiones importantes y muestran buena voluntad al asumir la responsabilidad de sus decisiones.

4. Llevar a cabo reuniones bien organizadas que incluyan reglas entendibles, cronograma realizado de manera colaborativa, roles de los distintos miembros y actas de las reuniones.

5. Evaluar de forma continuada las funciones del equipo y su efectividad.

Referencias:

Fogarty, R. y J. Stoehr. 2008.2nd edition. Integrating Curricula with Multiple Intelligences. Teams, Themes and Threads. Thousand Oaks, Ca: Corwin Press.

STUDY BUDDIES

11 noviembre 2010 1 comentario

Study Buddies, también llamada Learning Buddies, o Talking Partners (Clarke, 2008) y que viene a equivaler en español a ‘Amigo/a de estudio’, es una estructura de aprendizaje cooperativo muy sencilla que puede ser utilizada en el aula y en cualquier nivel académico del siguiente modo: al plantear una pregunta, un problema, una sugerencia, el docente pide a los estudiantes que se agrupen en parejas con un Study Buddy para discutir el tema planteado y se hace una posterior puesta en común con participación de todo el grupo-clase.

Los Study Buddies facilitan la enseñanza dialógica y el aprendizaje activo (Clarke 2008: 36-51):

1) a nivel  cognitivo: se les da a los estudiantes la oportunidad de que aprendan y también enseñen; el número de actividades orales es más alto; las respuestas de los estudiantes son más elaboradas; existe mayor reflexión.

2) a nivel afectivo: aumenta la autoestima; se hacen nuevas amistades; se desarrolla la inteligencia emocional; mejora la cooperación y la tolerancia; disminuye la ansiedad; se valora positivamente la figura del ‘Study Buddy’.

3) a nivel de gestión del aula: hay una mayor implicación de los estudiantes y menos escucha pasiva; los profesores tienen más tiempo para escuchar e interactuar con los estudiantes; el profesorado se convierte en guía más que en líder; menos problemas de comportamiento y disciplina.

Referencias:

Clarke, S. 2008. Active Learning through Formative Assessment. London: Hodder Education

APRENDIZAJE COOPERATIVO Y COLABORATIVO

9 noviembre 2010 1 comentario

¿Es lo mismo Aprendizaje Cooperativo y colaborativo?

El aprendizaje cooperativo es más estructurado, con unas reglas más fijas y determinadas mientras que el aprendizaje colaborativo es más libre. Se usa el primero en grupos que tienen poca experiencia y en niveles educativos más bajos, mientras que el colaborativo se usa cuando los participantes tienen ya experiencia en trabajar juntos (tienen habilidades sociales ya desarrolladas) y no necesitan seguir unas indicaciones tan estrictas.

El aprendizaje cooperativo es útil cuando queremos buscar datos, información, hechos y fórmulas mientras que el aprendizaje colaborativo estaría presente en un enfoque más crítico del aprendizaje donde se usen destrezas cognitivas más elaboradas (Mc Whaw et al, 2003: 71).

Referencias:

McWhaw, K, H. Shackenbert, J. Sclater y Ph. C. Abrami. 2003. ‘From cooperation to collaboration: helping students become collaborative learners.’ En R. Gillies, and A. F. Ashman (eds). Co-operative Learning: the Social and Intellectual Outcomes of Learning in Groups. London: Routledge.

¿CÓMO ES DE EFECTIVO NUESTRO TRABAJO EN GRUPOS?

3 noviembre 2010 Deja un comentario

Gibbons (2002: 21-34) insiste en su libro que el proceso de enseñanza / aprendizaje debe analizarse desde una perspectiva social, en la que es imprescindible la colaboración entre las distintas partes y donde se construye conocimiento con ayuda del andamiaje. El trabajo en grupos es, en este sentido, una herramienta esencial para convertir el proceso de enseñanza / aprendizaje en un hecho social. Pero claro, ¿es efectivo nuestro trabajo en grupos?

Este pequeño cuestionario (basado en las ideas de Gibbons) quizás puede ayudarte a reflexionar sobre el trabajo en grupo que llevas en tu aula y modificar, si así lo crees, algunos de tus planteamientos iniciales:

1. ¿Están las instrucciones claras? ¿Cada miembro del grupo sabe lo que tiene que hacer / lo que se espera de cada uno de ellos/as?

2. ¿Están interactuando (hablando, intercambiando información, explicando, parafraseando, etc.) los estudiantes en sus distintos grupos?

3. ¿Hay un producto claro de lo que tienen que realizar como grupo?

4. ¿Es la tarea apropiada para el nivel cognitivo de los estudiantes?

5. ¿Qué contenidos del programa de la asignatura / currículo estoy cubriendo?

6. ¿Están participando todos los componentes de los distintos grupos?

7. ¿Les he dado suficiente tiempo para completar la tarea?

8. ¿He formado a los estudiantes para que el trabajo en grupo sea efectivo / he incidido en las ventajas que tiene trabajar en grupos?

Referencias:

Gibbons, Pauline. 2002. Scaffolding Language Scaffolding Learning. Teaching Second Language Learners in the Mainstream Classroom. Portsmouth, N.H.: Heinemann.

DOS PERSPECTIVAS SOBRE EL APRENDIZAJE

2 noviembre 2010 Deja un comentario

Gibbons (2002: 6-7) apunta que estos han sido los dos modelos de enseñanza / aprendizaje generalmente utilizados en las aulas:

a)    El modelo del recipiente vacío: el profesorado deposita su saber en el estudiante, que es del todo ignorante y que es como una tabula rasa desprovista de todo contenido.

b)    El modelo progresista (Dewey, Piaget): el conocimiento se va construyendo conjuntamente entre el alumnado y el profesorado sobre el conocimiento previo del primero.

Gibbons apunta que tanto el modelo del recipiente vacío como el modelo progresista de construcción conjunta del conocimiento no cubren las necesidades de los estudiantes de lenguas minoritarias. El primero, porque no tiene en cuenta lo que el estudiante ya sabe, ni sus intereses y el segundo por su falta de enseñanza explícita de la lengua. Gibbons critica, por último, que los dos modelos se basan en una concepción individualista del proceso de enseñanza/aprendizaje.

Me gustaría llamar la atención sobre el punto que destaca Gibbons del modelo progresista: aunque aplicada a las lenguas minoritarias, la afirmación de Gibbons se puede extender quizás a todas las circunstancias educativas donde se enseña una materia a través de una lengua. En el contexto concreto de la L1 como vehículo de comunicación de las asignaturas de contenido, quizás hemos dado por sentado que el hecho de compartir la lengua de nuestros estudiantes no necesitaba de esa enseñanza explícita y nos damos cuenta, sin embargo, y gracias a la introducción de la enseñanza bilingüe en nuestras aulas, de la importancia de hablar sobre la lengua en todas las asignaturas.

Referencias:

Gibbons, Pauline. 2002. Scaffolding Language Scaffolding Learning. Teaching Second Language Learners in the Mainstream Classroom. Portsmouth, N.H.: Heinemann